Suelos vinílicos: ventajas y desventajas

Suelos vinílicos: ventajas y desventajas.

ventajas y desventajas de los suelos vinílicos

Los suelos vinílicos tienen algunas ventajas que hacen que estos sean cada vez más demandados por algunos clientes cuando realizan la reforma de su hogar.

La principal ventaja de los suelos vinílicos es su fácil instalación y un mantenimiento sencillo. Son resistentes al agua y son más económicos que los suelos de madera. Además en términos de resistencia y durabilidad puede equipararse a otros tipos de suelos como la tarima flotante.

Ventajas de los suelos vinílicos.

De esta forma, entre las ventajas del suelo vinílico podemos destacar:

  • Fácil instalación: Estos suelos se presentan en láminas de diferentes tamaños que se adaptan perfectamente a cualquier estancia. Hay algunos modelos que son autoadhesivos de modo que simplemente basta con retirar la capa trasera y presionar contra el suelo. Para que este agarre y quede perfectamente liso es necesario nivelar y alisar el suelo previamente así como utilizar un rodillo para, una vez colocado, presionar la lámina contra el suelo y que no queden burbujas de aire u otras imperfecciones.
  • Económico: El suelo vinílico puede costar en torno a 9 euros el metro cuadrado, lo que resulta más económico que otras opciones existentes en el mercado. Además su mantenimiento también resulta más barato ya que es resistente al agua.
  • Diseño: Los diseños de este tipo de suelo son cada vez más elaborados y hay múltiples opciones para encontrar una que se adapte al tipo de decoración y características de la estancia. Existen modelos con acabados en madera que resultan muy realista, o bien acabados en piedra o mármol.

Desventajas de los suelos vinílicos.

Sin embargo, no todo son ventajas con este tipo de suelo. Hay algunos inconvenientes que merece la pena tener en cuenta antes de tomar la decisión de utilizar suelos vinílicos:

  • Difíciles de quitar: Una vez que las láminas se colocan en el suelo, el adhesivo es muy fuerte de modo que puede resultar difícil de retirar siendo necesario herramientas o técnicas profesionales.
  • Calidad: La calidad de estos suelos varía en función de las marcas comerciales. De modo que incluso en las denominadas marcas de lujo podemos encontrar diferentes calidades para precios similares. Por este motivo conviene dejarse asesorar por profesionales que ya hayan tenido experiencias con estos suelos.
  • Sustancias tóxicas: Algunos vinilos recubiertos de PVC pueden liberar algunas sustancias tóxicas (ftalatos) por lo que es necesario asegurarse de que la marca elegida no contiene este tipo de toxinas. En el caso de los vinilos antiguos, estos tenían en su composición asbestos. Si bien, estos materiales ya están prohibidos, conviene tenerlo en cuenta en el caso de viviendas antiguas en las que no se haya realizado ninguna reforma.
  • Protuberancias o bultos: Si el vinilo no se aplica correctamente puede despegarse de forma irregular dando lugar a protuberancias o bultos. Para evitar este problema hay que asegurarse de que el suelo está completamente seco antes de su aplicación así como reparar grietas u otros desperfectos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.