Consejos para alisar las paredes de forma correcta

Consejos para alisar las paredes de manera correcta

Alisar las paredes es muy útil en cualquier hogar, oficina, empresa o lugar de trabajo; decora la totalidad del ambiente, lo rejuvenece y permite que puedas aplicar todo tipo de pinturas en la pared, entre otras ventajas.

Por ello es necesario saber cómo alisar las paredes con el fin de que luzcan impecables, que resistan a la pintura, al agua y a la temperatura y que se conserven en estado óptimo.

Por esta razón, hay al menos siete pasos a seguir para que el alisado de las paredes quede impecable y que puedas evidenciar sus beneficios una vez finalizado el trabajo.

consejos para alisar las paredes

Limpia bien la superficie

Tanto para alisar como para realizar cualquier acción, el primer paso es siempre limpiar de manera completa e íntegra la superficie en la que se trabajará y, si es posible, sus alrededores.

Se recomienda limpiar con un cepillo ya que es considerado el elemento más adecuado para quitar la totalidad de la suciedad y el polvo.

Aplica y extiende la pasta alisadora

Para esto debes utilizar una espátula especial plana y de metal; lo mejor es comenzar por la parte inferior de la pared y continuar hacia arriba para que otorgue resultados más óptimos y rápidos.

Repasa nuevamente la totalidad de la zona

El objetivo acá es lograr un alisado mejor y sin marcas o partes desparejas; en caso contrario, no solo el alisado de la pared lucirá mal, sino que además requerirá de una reparación en el corto plazo.
De hecho, luego de la repasada tienes que esperar y, si es necesario, retocar las zonas que sean necesarias para que queden parejas.

Secado completo

Una vez que el alisado se seca completamente (puede demorar varias horas según determinados factores), debes controlar que no haya partes húmedas.
Haz esto último a través del tacto y también de la vista, ya que el primero no resulta suficiente. Ten en cuenta que si hay aunque sea un centímetro un tanto húmedo entonces el alisado final se verá afectado.

Lija toda la pared
Es necesario que tanto antes del primer alisado como del segundo lijes toda la pared para emparejar la zona y poder, luego, realizar un trabajo parejo y sin imperfecciones.

Controla que todo esté bien
El último paso previo a pintar o empapelar la pared es controlar que no se deban realizar otras tareas; por ejemplo, tapar agujeros o restaurar zonas dañadas para que el yeso se muestre más uniforme.
Recuerda, además, utilizar ropa cómoda y mantener abiertas las ventanas del sitio para mejor ventilación.

Alisar las paredes es muy útil y cuenta con grandes ventajas al corto, mediano y largo plazo, por lo que es esencial realizarlo de manera correcta y segura.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.